Almorox se rinde ante el toreo antológico de Luis Miguel Encabo

Fotografía: José Antonio Mancha

La localidad toledana de Almorox arrancaba su feria taurina ante un emotivo acto en el que la afición almorajana le entregaba una placa agradeciendo su trayectoria al diestro sevillano Manuel Jesús «El Cid», quien no sólo se emocionaba con el gesto, si no que llenaba sus ojos de lágrimas al ver pancartas con frases de agradecimiento por todo lo que dejara en la tauromaquia.

La tarde la abría el diestro Luis Miguel Encabo, quien tras dos años de no vestirse de luces, llegaba a la cuna del valle del terror para demostrar que quien tuvo retuvo. Líder como alumno de la escuela taurina de Madrid, figura del toreo consagrado con 23 años de alternativa y maestro de la escuela taurina del CITAR, no dice todo lo que puede conseguir este torero con identidad propia, y el claro ejemplo lo vivió el coso Almorajano. Arrancaba la tarde dejando verónicas de dentro a fuera muy templadas rematadas en los medios con una media de cartel, dejándole con el gusanillo de más, realizando un quite por chicuelinas en los medios. Una faena que calentaba al público más que el sol, pero que en banderillas quiso poner la tarde ardiendo de emoción ante un tercio de banderillas por parte del diestro que rompían las palmas de hasta el más despistado. Cerraba la faena ante un repertorio de toreo con mucha verdad ante un ejemplar con muchas teclas, al que despacho con una estocada de clase de escuela taurina. Dos orejas no eran bastantes para el diestro, saliendo en el segundo de su lote verónicas muy ceñidas, decidiendo volver a colocar banderillas y sorprender con un tercer par pegado a tablas. En la muleta realizaba faena relentizada con grandes tandas por ambos pitones a un gran ejemplar que se malograba con los aceros.

El torero de saltilleras no quería evitar el valle del terror en el año de su despedida, demostrando su raza torera ante una cita a escasos días  de torear en Bilbao. Una tarde sin opciones para el diestro en su lote, que no sólo vio pisar los dos de su lote, si no que vio tres al devolverse el quinto, en el que solo pudo dejar destellos con el capote y muchos apuros en su faena.

David Mora revindico sitio en las grandes ferias de prestigio en pleno valle del terror, dejando en el tercero de la tarde  un toreo estirado a la verónica con mucho sabor hasta que cayó en la cara sin consecuencias, resaltándose enrazada para terminar las verónicas con verdad. En la muleta entiende un toro descastado al que con tiempos le saca una gran faena por el pitón derecho que no termino de llegar al público. No quería cerrar la tarde saliendo a pie, saliendo en el sexto de la tarde con el cuchillo entre los dientes desde el inicio, dejando valor en el capote al probarlo sin poder asentarse a torearlo por su brutedad, para dar paso a un mal momento en la lidia al derribar el caballo y dormirse el toro con el en los medios. En la muleta se la jugaba ante embestidas bastas dejando muletazos ceñidos que pusieron al público con esa conexión tan mágica del toreo.

Resultado del festejo:

Luis Miguel Encabo: Dos orejas y ovación

Manuel Jesús «El Cid»: División de opiniones y pitos

David Mora:  Ovación y dos orejas

Ejemplares de Lagunajanda: Bien presentados, de estampa muy seria y de juego variado

Apuntes: Destacar los pares de banderillas de los toreros de plata Lipi y Angel Otero

 

 

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /customers/8/8/d/desdechiqueros.es/httpd.www/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.