Carlos Ochoa sorprende al decir adiós a su carrera taurina tras un emotivo comunicado

Fotografía José A. Mancha

El novillero madrileño Carlos Ochoa ya hacia soñar al futuro del toreo desde sus inicios de becerrista, dejando tardes que marcaron un sueño que nunca se imaginaria que terminara así. Pronto día su gran toque de atención, dejando nada más y nada menos una puerta grande de Las Ventas en es andadura por el escalafón de sin caballos. Esta temporada a cosechado 10 tardes, con 9 orejas, quedándole el viernes 28 Arnedo por delante. Una trayectoria con muchos matices, pero a las que el diestro sorprendía dejando un comunicado como el siguiente anunciando su retirada de los ruedos.

Me retiro. Me retiro de la que hasta ahora ha sido mi vida, de la profesión más bonita que existe, me retiro de la profesión más auténtica que hay y habrá siempre.

Precisamente mi decisión se debe a esto último, después de pensarlo y madurarlo muchos días y noches, he llegado a la conclusión de que no estoy dispuesto a pagar el peaje que han pagado tantos toreros, en especial, como es lógico, mi gran amigo Víctor Barrio.

A mi parecer, un hombre que no está dispuesto a jugarse la vida, en el sentido literal de la palabra, nunca debería enfundarse un vestido de torear. Lo primero porque eso sería engañar a la gente que paga una entrada por verle, sería engañar al toro que entrega su vida todas las tardes, y sería engañarse a uno mismo.

Por esta razón, he decidido retirarme. Porque he caminado en esta profesión siempre con toda la verdad y por derecho, respetando y amando al toro y a la profesión por encima de todo. Y por ese respeto que me merece el toro, la profesión y el vestido de torear, creo que si no estoy dispuesto a jugarme la vida, no debo volver a vestirme de torero.

Por último, quiero dar las gracias a esta forma de vida que he llevado estos años por todo lo que me ha aportado y por todo lo que me llevo de ella. Y sobre todo daros las gracias a todos los que habéis estado conmigo día a día, los que me habéis acompañado en este maravilloso viaje, y gracias también a los que me lo habéis puesto tan difícil en algunas ocasiones, porque conseguisteis sacar lo mejor de mí en la plaza. Pero sobre todo gracias al toro, es el que realmente se merece todo.

Me voy con el privilegio de haber podido pisar las plazas más importantes, con la satisfacción de haber caminado por derecho todo este tiempo. Y me voy con la tranquilidad de respetar por encima de todo al toro, al toreo y a aquellos que aman y respetan esta profesión, ya que ellos están dispuestos a jugarse la vida y enfundarse ese mágico vestido tarde tras tarde.

Un adiós con mucha dignidad que a este medio dejara una de sus primeras entrevistas en profundidad, antes de salir por la puerta grande de Las Ventas, que dejaba ver su verdad del toreo como ha hecho en su adiós.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*