Javier Cerrato se pone la coraza torera para reaparecer 21 días después del percance grave que tuvo en la plaza de toros de Tudela

Fotografía José A. Mancha

Dicen que los toreros están hecho de otra pasta, pero hablar de Javier Cerrato tras el percance de Tudela es hablar de un torero de plata con coraza de oro.

Javier Cerrato era trasladado a la enfermería de la plaza de Tudela el día 25 de Julio tras ser sorprendido al colocar su par de banderillas al tercero de la tarde de Murteira Grave, toro que le propinaba una cornada de dos trayectorias con 15 y 20 cm. en el triángulo de Scarpa de su pierna derecha que tuvo que ser intervenida en el hospital Reina Sofía de Toledo y que días después fue trasladado a Madrid para mantenerlo en observación. Ya sorprendió el viernes 3 de Agosto cuando el subalterno recibía el alta hospitalaria para continuar con la recuperación en su casa, pero mas a sido la sorpresa al anunciar que volverá a pisar el albero el día 15 de agosto a las ordenes de Joselillo en el coso Tafalla para enfrentarse a toros de la ganadería de Prieto de la Cal.

Un torero de plata que marca su amor por el toro no solo con una trayectoria en las filas de los toreros y novilleros que mas ganaderías duras han matado, si no con la verdad que se enfrenta cada tarde para estar un punto por encima de la anterior y por el afán de enseñar su raza torera como esta demostrando tras la reaparición 21 días después de una cornada con pronostico grave.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*