Griñon vive un concurso de recortes soñado en la vuelta de los concursos tras 15 años de ausencia en la que Vicente Rangel se lleva el gato al agua en una apretada final

Fotografía José A. Mancha

Griñon devolvía a su coso el espectáculo mas importante del festejo popular, un concurso de recortes, en la que no solo se vivió la vuelta de un espectáculo demandado, si no que se devolvió al coso el sueño de una noche mágica. Un concurso organizado por Ofetauro, la cual reunió a nueve de los mejores recortadores del panorama nacional, realizo un concurso de ganaderías y puso en escena un momento de magia torera, donde cuido desde la presentación alumbrada por antorchas, hasta el detalle mas mínimo.

El concurso lo abría la ganadería de Marcos Núñez (Procedencia Carlos Núñez) herrado con el numero 23 para los recortadores Sergio Pinel, Alejandro Mititi y Carlos Marín. Tres quiebros de Sergio Pinel de mas a menos ante un toro con un tranco lento, al que Alejandro Mititi supo entender desde el primer recortes poniendo las gradas en un caldero y que remato el cacereño Carlos Marín, quien aposto por dos suertes, la del quiebro y el recorte.

En segundo lugar salió el sueño de los saltadores, un toro de la Dehesa de Guadarrama (Procedencia Atanasio- Lisardo) herrado con el numero 28, que el destino del sorteo tuvo la surte de reunir a dos, Pakito Murillo y Alberto Ciudad y un quebrador de la talla de David Sánchez. Duelo entre Pakito y Alberto Ciudad en la que se retaron en cada salto, en la que Pakito recién salido de una lesión de rodilla difícil, quiso imponer porque en la temporada de su regreso quiere seguir siendo el numero uno.  David Sánchez no quiso tirar la toalla y puso la esencia de sus quiebros y un recorte.

Cerraba los grupos el de Hermanos Cambronel (Procedencia Juan Pedro Domeq, Carlos Nuñez y Torrestrella) herrado con el numero 10, el cual salía con muchas teclas que tocar y pocas que encontrar, en la que Eddy de María, Fernando Pozuelo “El Rubio” y Vicente Rangel demostraron ser toreros de verdad, en la que cada tarde se juegan la vida sin poner escusa alguna. El torero mas veterano del momento, Eddy de María,  se la jugo con un salto que puso el corazón en un puño al publico, para cerrar su actuación ante una res imposible. Fernando pozuelo “El Rubio” se la jugo a copas con dos recortes de triunfo y Vicente Rangel no quiso quedarse atrás a pesar de ser el mas joven del concurso, dejando dos recortes.

La final traía sorpresa, al salir un toro de la ganadería de Vicente Ruiz con el numero 5 imposible de lidiar, que ya por la mañana tuvo que volverse a enchiquerar acertadamente en el inicio del encierro por mostrar complicaciones y con gran acierto y muestra de que un día para enmarcar no podía ser estropeado, fue cambiado por el herrado numero 21 de Marcos Núñez. Alejandro Mititi y Vicente Rangel entraron en una guerra de los limites del recorte que pusieron una final para recordar, a la que Pakito Murillo les hizo apretar mas con saltos de los que la belleza y el vuelo exacto pusieron en escena una noche difícil para el jurado. Un Pakito que quiso despedir el concurso saltado el toro a la entrada de chiqueros con un salto ajustado y grandes piruetas a su final.

Resultado:

  1. Vicente Rangel
  2. Pakito Murillo
  3. Alejandro Mititi

Detalle Artístico:

  • Eddy de María

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*