Los Lastrones hierran el sueño de la nueva camada y pone la ilusión ante unos ejemplares soñados por la afición

Fotografía José A. Mancha

A 1300 metros en la Sierra de Cebreros, ante el olor del humo del hierro candente con la piel, se vivía un sueño despierto de una de las ganaderías con mas proyección. De la mano de los hermanos González, se puede soñar en el campo ante una ganadería regentada por ambos, en la que la pasión y la afición hacen ver que la cantera ganadera, en poco estará en la cúspide del escalafón.

El sábado que cerraba el mes de abril, la ganadería de los lastrones soñaba con el futuro en el herradero que marcaba la ilusión de un inicio de camada. Mas de cuarenta personas entre toreros, recortadores, amigos y familiares de la ganadería, se ponían manos a la obra para herrar mas de 60 reses entre machos y hembras. Un herradero ejemplar, con todas las tareas repartidas y aprovechando el momento para sanear los animales. Un herradero que siguió con la liturgia, herrando el guarismo, que refleja el año de nacimiento y se realiza en la paletilla, el número que identifica a la res que se realiza en el costillar, el hierro de la ganadería se suele colocar en cuadril del animal, el hierro de la asociación ganadera a que pertenezca y como no la señal en la oreja. En el no faltaron el sueño en el murmullo de los presentes, en los que se vivía un futuro inédito ante machos con muchos matices y hechuras, pero tampoco los ganaderos quisieron perder la antigua forma de herrar, dejando varias hembras a campo abierto, para ser cogidas a mano y herradas en el suelo. Pero como detalle del día, se pudo destacar el mimo y cariño con el que cada animal pasaba por el rito del herradero.

Un día inolvidable que finalizaba con una comida en la que se hablaba de los sueños herrados, ante un paraje inolvidable y una ganadería que demuestra en cada tarea campera su pronta proyección en las plazas mas importantes.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*