El banderillero Victor Perez es operado después de 27 horas tras no detectarle la cornada en el coso francés de Saint Martin de Crau

Fotografía José A. Mancha

El banderillero Víctor Pérez de la cuadrilla de Marc Serrano, fue operado en Madrid por el doctor Enrique Crespo de una cornada con dos trayectorias. Una de ellas, de veinticinco centímetros, que llega hasta la cápsula anterior de la cadera y otra descendente de quince centímetros. Pero la heroica no es la cogida en si, sino el aguente del banderillero al ser operado  27 horas después del percance. Una heroica por la pasta por la que esta hecho el torero, pero una vergüenza al saber el porque se tardo tanto en ser operado, por ello el torero de plata ha decidido explicarlo en las redes sociales de la siguiente forma con la intención de que esto no vuelva a ocurrir nunca mas.

Tres días después de lo sucedido en Saint Martin de Crau me veo con la obligación de contar lo sucedido para intentar evitar que vuelva a suceder.
Ahí va:
28 de abril 16:50 de la tarde recibo una cornada del primer toro de la tarde.
Paso a la enfermería porque soy consciente de que el pitón ha entrado y Oscar Rodrigo Muñoz Mozo de espadas lo comprueba en el callejón.
Ya en la enfermería me piden que me baje la taleguilla y me tumbe (empiezo a encontrarme mal, calor, sudores…) allí nadie me ayuda.
Me tumbo de costado y empieza a mirar la herida un señor y otro traduciendo.
Dice que no me preocupe que no tengo nada, un puntazo limpio de 8-10cm y no es necesario mandarme al hospital, insisto en que me duele mucho la cadera y comento que yo creo que el pitón la ha golpeado, me dicen que seguramente, pero que el hueso está bien (todo esto sin abrir la herida ) el traductor dice que me suba la taleguilla, vuelva al callejón y que me van a dar una receta para que me compre un antibiótico(por cierto, allí solo había una camilla y una caja de plástico con cuatro cosas)
Dos horas en el callejón de pie y mis compañeros indignados por la situación (no se lo podían creer), me pregunta alguien de la empresa que como estoy, le digo que tengo una cornada y me dice que qué hago allí, a lo que contesto que no lo sé……….
Se dirige a hablar con el cirujano y aparece el traductor increpándome y diciendo que qué me pasa? Que no tengo nada, un puntazo limpio de 12cm y no entiende ni le gusta el rumor que se está creando entre mis compañeros y se siente muy molesto.
Termina el festejo y marchamos al hotel.
Me desnudo y la pierna está llena de sangre, llegamos al hospital de Nimes
a las 10 de la noche y salimos a la 1 de la madrugada con un antibiótico.
Llamamos al Doctor Don Enrique Crespo y nos dice que salgamos zumbando para Madrid que allí me atiende.
1000km después a las 9 de la ma nos dirigimos a la clínica donde me ve la pierna y me dice que eso tiene muy mala pinta (sin dar crédito de lo sucedido) comprueba que hay al menos dos trayectorias muy grandes.
Por la tarde tiene un festejo en Valdaracete y se presta a operarme allí en el quirófano mobil a las 19:00 horas.
Pues así hacemos y a las 19:30 +- comienza la intervención, anestesia local y a echarle cojones.
Más de hora y media de operación, un trozo de tela de vestido en el interior de la herida, mucha carne podrida que hay que quitar (un gazpacho cojonudo)
Menos mal que no tenía nada.
Con esto solo quiero que se haga algo para que esto no vuelva a pasar, aquí morimos de verdad.
Eternamente agradecido a mis compañeros y al Doctor Crespo, que jamás podré agradecerle lo que hizo por mi.
(Según me dijeron el cirujano de Francia está jubilado (supuestamente))
Parte médico de Don Enrique Crespo ( Cirujano Taurino y Angel de la Guarda)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*