Jiménez Fortes y Mucamo salvan el desastre de la apertura de la temporada 2018 del coso de Las Ventas

Fotografía José A. Mancha

Las puertas de la monumental de Las Ventas se abrían para acoger la temporada 2018 ante una corrida de la A coronada. Una corrida en la que la ganadería llegaba con una corrida a sus espaladas (Palacio de Vistalegre 17/2/2018) en esta temporada y que en 2017 lidio 90 toros, obteniendo 48 trofeos y un indulto de la mano de Pepe Moral. Un Pepe Moral que el 2017 no piso el coso Venteño, pero que si en esta temporada se le vera varias tardes en San Isidro, toreando las corridas de Miura y Adolfo Martín (3 y 8 de Junio). El mas veterano del cartel y el que abría la temporada venteña fue El Cid, quien tras no hacerse la temporada pasada en su única tarde ante un gran toro de Alcurrucen, no solo a sido premiado con abrir la temporada, si no con dos tardes en San Isidro ante toros de La Quinta y Adolfo Martin (9 de Mayo y 8 Junio). El cartel lo cerraba un torero mas toreado, cosechando en sus 30 tardes, 34 trofeos y un rabo, un torero que de no haber estado en esta tarde, el desastre no lo hubiera olvidado ni el asiático que por primera vez pisaba el coso.

El Cid abría la temporada ante Moñudito, un toro sin casta y que se presentaba con una gran herida en sus cuarto trasero izquierdo, vamos algo que al parecer solo vio el aficionado y no ninguno de los veterinarios ni el presidente. Un toro que arrastraba la pata herida al que el cid solo pudo dejar pasar al siguiente. SILENCIO El cuarto de la tarde, El Cid lo lleva desde el tercio a los medios a la antigua con el capote, levantando una faena que al pasar a la muleta el Cid quiso engañar dándole pases por dar que pronto descubrió el publico. 1 Aviso y SILENCIO

Pepe Moral arranco su tarde ante el menos pesado de la tarde, un toro al que la fuerza se le quedo en el campo. Una faena en la que el viento arranco a soplar, obligando al diestro a lidiarlo en los aledaños del seis y dar pases con entrega ante un toro sin opción. SILENCIO. En el quinto de la tarde el diestro se encontró con un toro aplaudido de inicio, con una condición de manso, echando la cara siempre por los aires al que el diestro de Los Palacios no supo ni por donde coger, no solo en la muleta, si no con la espada a la que entro reiteradamente y como premio tuvo que descabellar. SILENCIO.

Saúl Jiménez Fortes ya dejo claro en el quite de presentación por chicuelinas ajustadas, que llegaba a Madrid a por todas. Se estrenaba ante Mucamo, un toro noble pero con pocas fuerzas al que vio tras una gran tanda de verónicas que ponía a Madrid a su favor. Pero el presidente quiso tener su minuto de gloria, y obligo al picador a picarlo hasta tres veces, llegando a la muleta con menos fuerzas, a lo que el diestro supo arreglar toreando por naturales lentos que hacían rugir el eco de los oles y que remataba con un gran espadazo que hacia sacar a relucir los pañuelos blancos. 1 OREJA. El que cerraba la tarde no podía ser menos, saliendo sin fuerzas, pero engañando a la afición al tirar al varilarguero. A la muleta el diestro alterno las dos manos, dejando 2 grandes tandas por el derecho y muletazos sueltos por el izquierdo que hicieron tapar un manso que de haber matado a la primera, el diestro podía haber abierto el lumbral de la puerta grande. SILENCIO

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*