Florito rompe los tiempos de los anteriores toros enmaromados de Yuncos y se hace con un nuevo record de tiempo y de sueños de los aficionados

Fotografía José A. Mancha

El Sábado 3 a las 16 horas en punto, Florito salía del cajón para volver a entrar de recogida 20 minutos más tarde y así hacerse con el nuevo record de tiempo. Ante una salida con un tranco precioso, a la que se vencía hacia el lado de los primeros barrotes, para coger camino hacia la pared y así engañar lo que tenia dentro, se presentaba un precioso ejemplar de la ganadería de López Gibaja que ya hacia soñar en su presentación como os contábamos en el articulo ” Florito de Antonio López Gibaja pondrá las calles de Yuncos patas arriba el Sábado 3 de Febrero en el tradicional San Blas “. Una salida de presentación a cámara lenta que dejaba verse, a los más de 12000 asistentes presentes, que pronto arrancaba a un ritmo de infarto que dejaba ver que las dos cuerdas, una de unos 70 metros por delante y otra de unos 25 metros por detrás iban a ser llevadas por atletas del toreo, ya que miles de aficionados aún habiendo corrido ya 3 toros en San Blas, nunca imaginaron la condición que iba a ofrecer Florito. Durante el recorrido, el animal siempre siguió un mismo ritmo, dejando en algún giro donde Florito veía salida, algún cambio que pronto corregían los mozos que con grandes lecciones encaminaron. En 18 minutos Florito se presentaba en la misma calle por la que se le daba salida, viendo a su recogida un recorrido que colgaba el cartel de no hay sitios en la calle y a la que a su llegada, presenciaba una espectacular lluvia de pétalos entre lagrimas de muchos de los 730 socios, que hacían realidad este sueño, daban las gracias a un toro que hizo pasar a la historia una vez más el toro enmaromado de Yuncos.

Dos minutos después del homenaje, Florito entraba en el cajón bajo el atruendo de varios fuegos artificiales y miles de aficionados saltando ante un día que gracias a Florito pasará a la historia del mundo del toro. Momentos de verdad y pureza se vivieron al finalizar, ya que esos ojos llenos de lagrimas de Roberto Ramos Aguilar (presidente del toro enmaromado de Yuncos), esa cara de incredibilidad de Antonio Lopez Gibaja (ganadero), la expresión de ensueño de  María José Gallego Ruiz (alcaldesa de la localidad), esas trasmisión por un walki para que le repitiesen el tiempo de Carlos Zamorano Blanco (concejal de festejos), ese abrazo con los que se fundía con los socios y aficionados Miguel Ángel Ocaña (vicepresidente del toro enmaromado de Yuncos)… dejaban ver que el toro enmaromado de Yuncos en San Blas no sólo se devolvía después de estar perdido, si no que cada año sorprende y hace a su termino soñar con el año siguiente.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*