La plaza de toros de Toledo escribe de nuevo su historia tras celebrar por primera vez en cincuenta años de historia del coso una misa

Fotografía: Joaquín Romera

El sábado 2 a las 12 horas el coso Toledano veía en su albero a mas de 200 aficionados, entre los que se podía encontrar a los diestros Joselito de Vega, Eugenio de Mora, Álvaro Lorenzo, Jorge Molina, alumnos de la escuela taurina de Toledo… Un coso que no reunía por casualidad a los asistentes, ya que todos ellos lo hacían para disfrutar de la primera misa que se ofrecería en la historia de la plaza de toros. Una misa dirigida por el obispo emerito de Segovia, Ángel Rubio quien fue arropado por Santiago Calvo (canónigo  emérito de la catedral de Toledo), José María Cabrero (delegado episcopal de caritas diocesana), Daniel García del Pino (párroco de Calera y Chozas), Víctor Carrasco (párroco de Bargas), Ignacio de la Cal (parroquial de San Julián de Toledo), David Benavente (vicario parroquial de Colmenar de Oreja) Proculo Yebenes (sacerdote jubilado)  y el nuevo capellán de la plaza de toros de Toledo y párroco de Carranque, Josué García.

Una misa que hizo olvidar el frio de la mañana, ante una eucarestia con mucho sentimiento que marcaba un antes y un después del coso Toledano y que nacía con vocación de continuidad. Por ello Eduardo Martín Peñato presidente de la comunidad de propietarios de la plaza junto a el inspector de policía Javier Fernández dejaban un gran apunte, demostrando que es un hecho histórico, pero a su vez necesario.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*