Ajalvir lanza el cohete del inicio de la temporada taurina entre mucho frio, barro y poca sustancia en los tendidos

Fotografía: José A. Mancha y Texto: Julián García Moreno

Se arrancaba el telón que daba inicio a la temporada taurina como ya viene siendo habitual en la localidad madrileña de Ajalvir. Un inicio que surgía entre barro y mal tiempo al que la empresa ponía todo su esfuerzo para no parar una tradición que cada año reúne a mas aficionados con ganas de ver como se puede plantear la temporada.

El primer toro de la temporada 2017 al que se hizo esperar en el paseíllo por faltar los caballos de picar, lo recibía Sánchez Vara, el cual banderilleaba con torería y recogía la mirada del aficionado ante un par al violín de los que calienta los cosos, pero en eso se quedo, solo en el calentamiento de un toro, ya que se apago pronto. En su segundo el diestro no quería dejar pasar la puerta grande y al no dejarse en el capote, puso todo su empeño en banderillas dejando tres grandes pares que le hacia ver al toro mejor de lo que era, ofreciéndole tandas con la mano corrida y un estoconazo de oreja como le fue concedida.

José Arcila abría la temporada española pero el ya venia con le calentamiento hecho y los deberes aprobados al llegar con un gran triunfo de la feria de Manizales. Mucho pareció el toro al inicio al lancearlo a cámara lenta por verónicas, y si mucho pareció, ya que después del caballo el toro se aplomo y no dio opciones. En su segundo el diestro cambio el capote que no le dejo el astado por una muleta lenta y con temple, de esas que hace sentir el toreo, pero que malogro con la espada.

Cesar Valencia llegaba con todas para levantar la voz de su potencial torero recibiendo con un farol para coger la muleta y darle intensidad a una faena que apago por culpa de los aceros. En su segundo el venezolano no quiso mirar atrás y volvió con las misma a por todas, pero que en el caballo le dijo adiós a su ilusión de triunfar.

La segunda y ultima de la feria de Ajalvir comenzaba ante un toro de Orellana Perdiz, que perdió las manos muy pronto en los lances de recibo con el capote de Alberto Álvarez y que después de no dar juego ni en el caballo ni con banderillas, ni en la muleta pasaporto este de pinchazo y estocada entera siendo silenciada su actuación.  En el cuarto de la tarde, al que recibía con una larga cambiada a el hilo de las tabas, mas de mas, un ejemplar de Orellana Perdiz, que se entablo en la puerta de toriles, donde fue picado, banderilleado y donde le dio la muerte este matador de toros de toros Alberto Álvarez, que no tuvo ninguna opción, obteniendo también  silencio.

Salía el segundo de la tarde de la misma ganadería del cartel,  muy corni corto, de malas hechuras, correspondiente a Andrés Palacios, y de las mismas características de sus hermanos de camada, que mato de una estocada casi entera, siendo también silenciada su actuación.  Con el quinto, al que todos teníamos la esperanza de que se diera la circunstancia de «no hay quinto malo», no hubo suerte, destacando un quite de Alberto Álvarez, después de la suerte de varas, por saltilleras, el aprieto del banderillero Nacho Estévez a la salida de uno de los dos pares de banderillas que se le consiguieron poner, con mucho peligro, y que después de probarlo por ambos pitones y doblarse con el, mato de cuatro pinchazos, media estocada y un descabello, siendo también silenciada su actuación.

Pero llego el tercero de la tarde, un novillo de la ganadería de Antonio López Gibaja, que se dejo con el capote, al que Amor Rodríguez recibió al hilo de las tablas con una larga cambiada, empujo en el caballo, y entraba a los engaños con mas fijeza, prontitud y largura por ambos pitones, que levanto los ánimos del publico y consiguió después de dos pinchazos y estocada un punto caída, arrancar la primera oreja de la tarde. Al sexto de la misma ganadería de Antonio López  Gibaja, también recibió de la misma forma con larga en las tablas, un animal con mas cuajo y seriedad que  su  anterior, y que  empujo en el caballo, le realizo una faena prácticamente por el pitón izquierdo, que supo y valió, para cortar el segundo trofeo de la tarde, otra oreja, con petición de la segundo que no fue concedida por el palco, y pasaporto a Amor Rodríguez a esa tan deseada salida a hombros de la plaza de toros.

Amor Rodríguez se traslado inmediatamente después de la salida a hombros,  a la enfermería, para ser curado de un corte en el dedo pulgar de la mano izquierda , que se hizo al entrar a matar a su primer novillo,  con pronóstico leve.

Así se sentían los diestros actuantes de la feria de Ajalvir sus faenas:

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /customers/8/8/d/desdechiqueros.es/httpd.www/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.